julio 28, 2021

Un enamorado de Ecuador y su literatura

Carlos Ferrer Hammerlind vivió en Loja entre los años 2012 y 2015. Las experiencias en esa bella ciudad lo marcaron de por vida. Conoció, sobre todo, el afecto y la amistad. Y ya se sabe que las huellas del corazón no se borran jamás.

Esas experiencias lo condujeron, finalmente, a enamorarse de algo de lo que estaría bien que nos enamoráramos todos quienes vivimos en Ecuador y sobre todo quienes nacimos aquí: las letras ecuatorianas. Como muchas otras personas y sobre todo como muchos otros literatos, advirtió que la literatura, y en concreto las narraciones ecuatorianas no tenían en el contexto de las letras hispanas la difusión que merecen. Y se dedicó a esa tarea.

El resultado es el volumen Ecuador en corto, editado en este año con el aval de la Universidad de Zaragoza, que reúne los relatos de veintiocho autores ecuatorianos representativos de la narrativa ecuatoriana de las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI. El primer autor presente en la selección es Marco Antonio Rodríguez, nacido en 1941, y la última, la joven escritora Andrea Armijos, nacida en 1996. Pero no solamente en la edad de los participantes está la diversidad, sino también en las temáticas abordadas, en las variantes técnicas y estilísticas y en las distintas visiones del mundo y del Ecuador que aparecen en las historias.

Carlos Ferrer opina que existen muchos factores, endémicos en el Ecuador, que impiden que su literatura traspase las fronteras del país. Y no tienen que ver con la calidad de la escritura ni el trabajo de los autores y las autoras. Están más bien relacionados con una falta de interés oficial en la cultura en general: no existe una exención de impuestos para productos culturales, no hay políticas públicas que faciliten el intercambio interno de productos literarios y culturales, existe un aislamiento interno que hace, por ejemplo, que lo que se produce en Loja no llegue hasta Guayaquil, no existen políticas públicas que apoyen a la cultura y sus manifestaciones, lo cual es trágico, pues la cultura es la manifestación del alma de los pueblos y puede incidir en el desarrollo de una consciencia nacional que nos haga crecer como país e incluso en el contexto internacional, y no solamente en lo cultural.

Carlos Ferrer, crítico y estudioso español nacido en Benidorm en 1975 finalmente se emociona al cerrar la entrevista con una frase que también nos conmueve: “Desde siempre y para siempre, Ecuador”. Y que así sea, no solo en la literatura.

Estas y otras opiniones se presentan en el programa de Ruta de Letras correspondiente al martes 17 de noviembre. Si el libro les interesa, pueden adquirirlo en formato electrónico en la siguiente dirección en la red:  https://www.unebook.es/es/ebook/ecuador-en-corto-antologia-de-relatos-ecuatorianos-actuales_E1000014445

Lucrecia Maldonado
Lucrecia Maldonado

Escritora, Directora de Ruta de Letras