octubre 24, 2020

SI PIERDES EL MIEDO, GANAS TUS DERECHOS

A veces el miedo por defender un trabajo o potenciales contratos con el Régimen, te hace callar, te hace aguantarte y ser un silencioso cómplice de todo lo que está pasando acá; el absurdo miedo de que te digan «correista» por oponerte abiertamente al necrocapitalismo que nos gobierna y perder incluso oportunidades de trabajo y derechos laborales es la mayor herramienta de sometimiento con la que cuentan los de arriba.

Entonces, te quedas callado, esperando que alguien allá afuera te dé solucionando tus problemas o que el próximo presidente traiga la receta mágica para hacer nuevamente del Ecuador un país habitable; pero debes saber que ese proceso de reinstitucionalización y reconstrucción del país no será corto, tomará muchos años.

Sí. Reparar lo que le hicieron al país en estos 39 meses tomará muchos años, pues no estamos arrancando desde 0, sino desde -1. No creo que sea necesario que te repita todo lo que han hecho, pues solamente un suceso evidencia la manera en la que se ha manejado la crisis sanitaria por la Covid-19 como una herramienta para poner el país a disposición del nefasto Fondo Monetario Internacional.

Y mientras tanto creen que poniendo impuestos al Netflix se recuperará milagrosamente la economía nacional. ¡Vayan a ver cómo están casi que regalando el Banco del Pacífico (por eso el silencio por los próximos 15 años respecto a la negociación)! ¡Los correos! ¡La refinería! ¡Las hidroeléctricas! ¡La aerolínea de bandera! ¡El tren! ¡Nuestro patrimonio económico e histórico!… indolentes de mierda (con las debidas disculpas a la indolencia y a la mierda), ¡abran los ojos!

Es por eso que pienso que ha llegado el momento de dejar el anonimato mostrado durante todos estos años. ¿Qué más tenemos por perder cuando ya ni siquiera les importan nuestra salud y nuestra vida? Sí, porque con los USD 4.500 millones por concepto de multas por evasión fiscal que, mediante una de las leyes de Richard Martínez (votadas por CREO, PSC, AP, PK, SUMA, PSP y FE), le perdonaron a la banca y a la gran empresa, se habría solucionado eficientemente el

¿Vas a seguir callados ante la evidente entrega del país y sus recursos a las élites?, ¿vas a permanecer como espectador mientras tu familia, tus vecinos y tus amigos se mueren, unos por el virus y otros por inanición?, ¿vas a permitir que se sigan limpiando con la Constitución y tus derechos?, ¿vas a quedarte mudo para que no te digan “correista” mientras el país se cae a pedazos?

Pues si lo haces, problema tuyo, mi pana, porque yo no pienso caer en esa complicidad. Por ello, he decidido escribir estas líneas esperando que lleguen a la mayor cantidad de gente que sea posible, porque tenemos que reflexionar y pensar en función de sociedad. En función de país.

¿No te llenas de orgullo gritando “¡te amo, Ecuador!” cuando juega la selección de fútbol o cuando compite Carapaz o cuando pelea ‘Chito’ Vera? Pues, te comento algo: hoy tu país de verdad te necesita. Y mucho más que nunca. Si tanto patriotismo tienes, es hora de demostrarlo gritando tu descontento, saliendo a las protestas, a los cacerolazos.

No sé si a ti, pero a mí se me rompe el corazón por todas las muertes ocasionadas por el necrocapitalismo, mientras las élites se regodean por los millones de dólares que nos robaron y tratan de seguir matándonos, abriendo playas, bares y gimnasios en medio de la pandemia. Porque, si no te diste cuenta, te quieren muerto, por lo que tenemos que salir y demostrarles que estamos más vivos que nunca.

Como mencioné en líneas anteriores, reconstruir el país no es algo que ocurrirá de la noche a la mañana, pero sí pienso que debemos tener voluntad política y coherencia intelectual para, nosotros como pueblo, dar el primer paso. Y es algo que debemos hacerlo todos, porque no importa si eres hombre, mujer o no binario; de izquierda, derecha o del hipócrita grupo del “yo soy apolítico”; si eres heterosexual o LGBTI; si eres mestizo, indígena, afro, blanco o montubio; si eres ecuatoriano o migrante; si eres liguista, barcelonista, auquista o del equipo que seas; si eres profesional, obrero, comerciante o a lo que te dediques… esto va más allá, mucho más allá de quien seas, porque a todos nos jodieron a todos. Se cagaron encima de todos nosotros.

Entonces, la primera acción debe ser pronunciarse en las calles, en los cacerolazos e incluso en las redes sociales, pues el activismo virtual es muy importante en estos tiempos en los que los medios tradicionales gozan de nulo prestigio por haberse entregado de nalgas abiertas al régimen necrocapitalista.

Una segunda acción viene en febrero cuando, mi pana, tu opción debería ser aquel candidato que no represente al continuismo, que no tenga nada que ver con quienes han cogobernado con el morenismo, cuyos partidos te repito, son: CREO, PSC, AP, PK, SUMA, PSP y FE. No tienes que regalarle tu voto a ninguno de esos oportunistas y patéticos neoliberales.

Nos vemos en las protestas que los activistas y los movimientos sociales están organizando, en los cacerolazos, en las redes sociales y en los medios alternativos, porque no debemos quedarnos callados y aguantar más de esto.

Porque desde hoy #SomosLaResistencia.

Escrito por: José Rodríguez